Microrrelato: El agua terminaría ahogándonos

Aprendí a sobrellevar tus inseguridades, a cogerte de la mano y a cubrirte con mi manto de ánimos. Tú seguías dejándote caer y entrabas en una absurda espiral. Cuanto más buscabas mi apoyo, más incapaz eras de hacerte valer sin él. Al final (muy al final) me di cuenta de que aunque te amaba con locura, quizá éramos tóxicas la una para la otra. Una brea que nos hacía permanecer siempre en aquel incómodo lugar estático, obligadas a defender las mismas posiciones aunque ya no quisiéramos continuar siguiendo las vías del tren.

Tú nunca habías sido tan débil como estabas mostrándote ahora. Una imagen que me resultaba surrealista y que a veces me parecía impostada, un rol, un juego para dinamitarnos a las dos y hacernos saltar por los aires. Nada era nunca suficiente: ni mi amor, ni lo que hacía por ti, ni el tiempo que esperaba a que te quedases dormida. Los minutos se acercaban bruscamente hacia el momento de la explosión mientras las dos dábamos vueltas y gritábamos hasta hacernos llorar la una a la otra. Luego había abrazos, caricias, besos, el deseo. Pero nada de todo eso podía cubrir la realidad: que no podíamos ser canal la una para la otra porque el agua terminaría ahogándonos y dejándonos caer hasta el fondo.Microrrelato: El agua terminaría ahogándonos

2 comentarios en “Microrrelato: El agua terminaría ahogándonos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s